viernes, 22 de diciembre de 2006

¿Alguien se acuerda de Flat Eric?

Aquella campaña de Levi's, donde la ropa parecía hecha de láminas de madera de balsa, lanzó a la fama y a las barracas de tómbola de las cutreferias españolas al mono amarillo. Pobre Eric el Chato, con lo poco que me mola la música machacona, aquel ritmillo de Mr. Oizo se me metió dentro de la sesera y no había forma de tener quieta la cabeza y el dedo.



jueves, 21 de diciembre de 2006

Post-viaje a Japón (XI): no diga mikado, diga POCKY

Antes de ir la primera vez a Japón, ya conocía los Pocky. Como buen conocedor del JPop desde hace seis años, había visto cantidad de anuncios que hacían por televisión las Morning Musume (cuánto hablo de ellas, con lo poco que me gustan ya) acerca de una especie de golosina que aquí se acerca a lo que llamamos como Mikado. ¿Cómo que se acerca, pues no es lo mismo? ¡Ay, qué más quisiéramos! Bueno, en esencia sí... o debería. Pasemos a hacer un somero análisis.
Primero las semejanzas, que así acabo antes. Los dos son delgados palos de una masa de trigo tostada, como de galleta, con un baño de chocolate en toda la superfície excepto por un extremo, de donde se suele sujetar para no pringarte los dátiles. Como os decía, en esencia es similar. De hecho, Mikado es la comercialización europea (que yo sepa, en Francia y España, posiblemente también Portugal e Italia) bajo licencia de Glico, los productores de la mayoría de los snacks y chucherías en Japón. Aquí los comercializa Lu (de Danone).

Perfecto, hasta ahí todo bien. Ahora comencemos con las diferencias entre Mikado (europeo) y Pocky (nipón).
  • Lo de baño de chocolate... con eso de la sequía que sufrimos, se ha limitado a una ligera ducha. La capa de chocolate de los Pocky es más gruesa, no parece un untado como aquí. Tampoco es como un muslo de pollo, pero se nota, vamos.
  • Pasemos a la variedad. Vamos a contar los tipos de Mikado: chocolate normal, chocolate blanco. ¿Ya existe el de chocolate sabor fresa? ¿Sí? ¿No? No lo sé pero me es igual, no me derrumba el argumento. En Japón tienen hasta variedades regionales de Pocky, es decir, sabores que salen al mercado en zonas exclusivas del país. Un sabor que me dejó perplejo es el Goka 五果 (chocolate de 5 sabores mezclados: castaña, albaricoque, melocotón, yoyoba y ciruela japonesa)... delicioso. Además, hay muchas variedades con chocolate mousse... puff, ahí sí que hay un verdadero baño de chocolate. Otro sabor altamente recomendable que he probado: mousse con sabor a té verde, sencillamente exquisito. Aquí puedes ver una lista de todos los sabores que hay (no me ha dado tiempo contarlos, quiero hacer más cosas hoy, como vivir por ejemplo). Aquí tenéis una pequeña galería de muchos sabores de Pocky. Pero, por favor. ¿Es que somos idiotas? ¿Es que Danone no puede hacer una variedad mayor de sabores? ¿Es que tienen miedo de que nadie los compre? Nosotros nos reimos de los japos, de sus ojos achinaos y de sus costumbres... creo que ellos nos deben mirar de la misma forma que nosotros miramos a los kurdos o a los pakistaníes. O aflamencaos, que también usan los Pocky para eso!


  • Otra buena diferencia: el precio. Por una caja minúscula con seis palitos contados de chocolate normal, nos cobran casi un euro... lo mismo que en Japón por una caja cuatro veces más grande, de chocolate con tropezones de almendra, con casi cuarenta palotes. Obviaré los comentarios, porque está feo mentar a la madre de nadie. Que sí, tí­o, que está muy feo.
Visto lo visto, es normal que aquí los mikado se vean como una golosina más, mientras que en Japón se han convertido en algo nacional, en una seña de identidad como el puntazo rojo. Con más de cuarenta años de historia. Y podéis pensar lo que queráis, pero para estas navidades he reservado una caja con palos de chocolate negro amargo, llamado "Men's Pocky" (Pocky para hombres, toma ya), consumir muy frío. Que me aproveche.

miércoles, 20 de diciembre de 2006

La JTV es lo que tiene (VII): trabalenguas nipón

Ante todo, disculpas por el lapso de tiempo sin posts. Intentaré ponerme al día, imposible hacerlo con la misma fluidez que en meses pasados, pero sí al menos a post diario.
Para resarcirme, un pedazo de video de este enorme filón que es la televisión nipona y los sádicos de los Downtown (no olvidéis los posts de la biblioteca [1 y 2], las clases de inglés o la Gym-Khana loca) inventando un trabalenguas hacia otros humoristas (como los Kokoriko, ya asiduos en sus múltiples locuras). Y como te equivoques... No sé qué es peor: o el propio castigo o la espera hasta que llega. Me es igual, no pienso comprobarlo.



Este Hamada (el del silbato)... menudo sádico.

jueves, 30 de noviembre de 2006

¡¡¡ FELIZ PRIMER ANIVERSARIO!!!

Cómo pasa el tiempo. Parece que fue el otro día cuando comenzaron mis tribulaciones sobre mi marcha a Madrid, y ya ha transcurrido un año desde que se creó "Pepe, vente pa Madriz" y se redactó el primer post.
Durante este año han sucedido muchas cosas en el blog, que evolucionó desde un rincón personal para hacerme olvidar los momentos de soledad en una ciudad extraña, hasta convertirse en lo que es ahora: un recopilador de observaciones parciales sobre aspectos puntuales de lo más extravagantes. El mundo de los locos japoneses (que mira que da cuerda...), la música de los gloriosos años 80 españoles, la telenostalgia, el humor más bizarro. También ha habido un hueco para experiencias y aportes personales, como "Guau, el podenco filósofo" o los "Post-viaje a Japón"... durante 282 posts no he pretendido otra cosa más que divertirme, y al mismo tiempo entreteneros. No puedo tampoco olvidar a mis dos hermanas pequeñas, "La ciudad del viento" y "Blog de McBeal", consecuencias directas de "Pepe...". Espero que podamos celebrar pronto el primer cumpleaños de ambas.
Muchas gracias a los que visitáis fielmente a "Pepe...", me emociona que os guste y lo disfrutéis tanto como yo. También gracias a aquellos que habéis colaborado facilitándome algún link gracioso o con vuestros comentarios. Espero que sirvan para mejorar el blog y que todos lo podáis ver.
No sabía qué hacer de especial en este post tan especial, así que se me ocurrió hacer un pequeño refrito de los vídeos que más fuerza han inspirado en este modesto blog: ahí os va el "oaby's Guasing Machine"

CARA A
Bianca Ryan en "America's Got Talent"
Leonardo Dantés "Tiene nombres Mil"
Rip Slyme "Galaxy"
JTV "Bebé foca"
Barrio Sésamo "Mana Mana"
Pepe Vente pa Madriz "Traedlos Vivos"
JTV "Bofetadas en la Biblioteca"
El Wii Baile
Chemistry "Now or Never"
Frikis de la naturaleza "El ave lira"
La vida de Brian "Stan o Loretta"
Korean Girls "Karaoke Madness"
Robbie Williams "Rock DJ"
Popeye contra los japoneses

CARA B
Manolo Escobar, el fumeta
HG Razor Ramon "Young Man"
JTV "Clases de ingles"
Deliverance "Duelling Banjos"
Locomia "Locomia"
JTV "Momusu vs Varano"
Iron Maiden & Conan "Run to the hills"
Más falso que un bebé judío
TM Revolution "Der Freischutz"
JTV "Yuuka en SuperJockey"
"We're geeks!"
Las mamachicho
"¿Cómo se llama? Se llama Linux"
Gomaespuma "Gomaespuminglis"

Todos son links a Youtube, si incrusto los vídeos os puedo volver loca la máquina.

lunes, 27 de noviembre de 2006

Post-viaje a Japón (X): las revistas para adultos

El año pasado adquirí en el aeropuerto de Kansai un ejemplar de una revista para adultos con alto contenido erótico, la Asahi geinou (アサヒ芸能). A los múltiples pictoriales de señoritas en poses obscenas y provocativas con escasez de indumentaria los acompañaba artículos sobre satisfacción sexual a la pareja, escándalos de famosos o políticos descubiertos "con las manos en la masa" o las fantasías sexuales de modelos y actrices conocidas. Una joyita, vamos.
Tras mis anteriores posts acerca de lo que se considera legal o ilegal en el mundo erótico nipón o sobre la depilación del vello púbico en las féminas japonesas, es posible que opinéis que esas revistas estaban ocultas o inaccesibles por el peligro que puede suponer la visualización de algún elemento erótico a la vista de un menor. Se puede llegar a deducir con facilidad que un pais que reprime socialmente ciertas prácticas consideradas impúdicas o de reprobable moral (como la prostitución, que es ilegal pero con puertas de atrás) y que al mismo tiempo oferta a nivel comercial un sinfín de artículos y alternativas para el disfrute y el placer sexual, siga un comportamiento también contradictorio en este aspecto.
En el papel, efectivamente es así. Por ejemplo, las portadas de estas publicaciones son más bien modestas: en ocasiones aparece alguna modelo en traje de baño pero lo más corriente es un medio cuerpo con una sonrisa amable e inocente, nada lasciva. Una ojeada al interior nos puede dar una idea más clara del target de la revista: hombres adultos, generalmente mayores (lo deduzco por los numerosos anuncios de crecepelo). Lo más destacable es que los reportajes fotográficos más atrevidos aparecen sellados: las hojas inicial y final están unidas en el borde de la hoja, cerrando todos los desnudos y poses más sicalípticas a ojos no deseados.
Cuando lo vi, pensé que se trataba de una protección para los menores. Por ley, debería ser así, pero este año volví a adquirir dos ejemplares más, de otras publicaciones de similar temática. Efectivamente, las páginas extremas de los pictoriales de modelos encierran todo el reportaje, pero también hay algunas fotografías de desnudos integrales (siempre con todo el chapapote velludo, eso no cambia) en páginas completamente visibles. ¿Dónde está la protección? Está claro que en ningún lado.
Deducción personal: ese sellado de páginas no es para proteger contra los menores, sino para que aquellos que piensen que los kioskos son bibliotecas, les pique la curiosidad (y alguna que otra cosa) y acaben adquiriendo un ejemplar con tal de disfrutar del interior. Buena técnica de venta: siempre es mejor insinuar (o calentar) que mostrar directamente.

jueves, 23 de noviembre de 2006

Diga patata


Una intrigante cuestión me atraviesa la mente... ¿Para qué usaba el móvil?
Hallado en pya.cc

martes, 21 de noviembre de 2006

Los Petersellers: "Soy Escandinavo"



Telenostalgia(XVII): " Disco Chino "... y Los Petersellers

Algunos aún recordamos al Dr. Rodríguez de la Fuente como el "Amigo Félix", o a la gallina Cocouaua (no confundir con su congénere la ponedora gallina Turuleta)... todo gracias a un singular dúo de la transición española, formado por una niñita con peinado de Cleopatra y voz de pito (que ahora pertenece al gremio informático y ha hecho lo mejor que se puede hacer cuando eres famoso y no superas los catorce años: desaparecer del mapa) y un veinteañero que ahora es cutre-tertuliano de la prensa amarilla chunga y del famoseo: Enrique del Pozo (que ya podría haber hecho como Sadako y quedarse dentro de él).
Una de las piezas más bizarras de "Enrique y Ana" era precisamente el "Disco Chino". Esta canción la he podido revivir gracias a la memoria freshquíshima de mi amiga Xunilzita y al cuarteto de rock bizarrero "Los Petersellers", que una de sus múltiples versiones prestaron atención a esta genial pieza:

Los Petersellers son un grupo que ya conocía de hacía varios años, por su versión de la melodía del opening de "Mazinger Z". Los que no lo conozcáis, sabed que se dedican a dar conciertos y a producir sus propios discos, fomentan su intercambio por Internet y se vuelven locos pidiendo permisos a los propietarios de las canciones originales que versionan, de forma un poco bastarda, aplicándoles una letra personal muy original. Ejemplos como el de "Indeleble" (en lugar de In The Navy, de Village People), "Nikki Lauda" (en lugar de Lady Laura, de Roberto Carlos), "Manolo es Gay" (en lugar de Enola Gay, de OMD), "Deja de beber" (por Love is the Air, de John Paul Young) o el "Homenaje a Los Ramones" (en lugar de "La Ramona", de Fernando Esteso)... y por supuesto, el "Super Disco Chino", aparte de muchas otras piezas originales suyas.
A raíz de un concierto que dieron hace ya casi dos meses en un local de aquí de Madriz, comencé a interesarme de forma especial y me bajé los álbumes que había por ahí compartidos. El concierto fue genial, un ambiente estupendo y una especial onda y comunión entre el grupo y el público. Es una pena y una suerte, al mismo tiempo, que este grupo haya tenido tan serias dificultades para abrirse hueco en el mundo de la música española. De esta forma se mantienen fieles a sus principios, sin adulterar por las campañas comerciales ni el mundo voraz de las ventas discográficas. Realmente disfrutan haciendo lo que quieren hacer: dar conciertos de calidad, cachondos, irreverentes y comunicadores del buen rollo.

La letra del "Super Disco Chino"
(la censurada, la que yo he escuchado en el álbum):
Pica-pica, pica-pica-pica
Pica-pica, pica-pica-pica

Un demonio del oliente,
llamado Pim-Pam-Pum, el filipino
me enseño su glan secleto,
supel-alucine chino.

Ha llegado un calgamento de juguetes filipinos
en un barco de Tailandia pilotado por un chino
como paso de liarme porque soy un tio muy pendo
he quedao con chulín, que es el chulo de la disco.

Disco-disco, chino-chino, fino...filipino

Pica-pica, pica-pica-pica
Pica-pica, pica-pica-pica

Si te abulen los depoltes, si te abulen los amigos
no seas tonto, no te abulas
comete un lollito chino.

Cuando me he puesto amarillo de jugar
tanto a los chinos
la muralla de Pekin parece un Exin castillos.
Mono es lo que tengo cuando tengo mucho frio,
Mono es mi signo en el horóscopo chino.

Disco-disco, chino-chino, fino...filipino

La versión sin censurar:
(pincha en la imagen para verlo más grande)

martes, 14 de noviembre de 2006

Leonardo Dantés:"Tiene nombres mil "




Visto en Otomano

Post-viaje a Japón (IX): Cagarrutas de ciervo, fun fun fun!

¿Os acordáis cuando os hablé acerca de un postre de Nara (antigua capital nipona) llamado el moco de Buda? Pues esto va un poco de lo mismo, pero con una escatología aún mayor.
El templo Todaiji de Nara es un santuario dedicado a los ciervos. El lugar está lleno de ciervos. Y cuando digo lleno, no me refiero a dos o tres bambis en un recinto cerrado. Los ciervos acampan a sus anchas por los caminos, dentro del recinto. Alentados por la gran afluencia de turistas que visitan el lugar (por cierto, es impresionante), los ciervos se acercan a ellos mendigando comida. Concretamente una especie de galleta que les gusta hasta el punto de ser realmente pesados por conseguirla. Hay puestos de venta alrededor del recinto donde te venden estas "galletas para ciervos" (shika sembei, 鹿せんべい). El año pasado las compré, pero tras la desagradable experiencia de ser rodeado, empujado, mordido, perseguido y embestido por un grupo de cinco o seis ciervas que pretendía conseguir de cualquier forma semejante golosina artiodáctila, este año decidí limitarme a ver cómo lo hacían los demás. El lugar estaba lleno de visitas escolares, y era gracioso ver a los estudiantes correteando perseguidos por los ciervos buscando galletas. Como es previsible, a los machos les sierran los cuernos.
Como podréis imaginar, en el suelo se podía adivinar la presencia de estos animales. A pesar de los esfuerzos aplicados por los miembros de mantenimiento del lugar, era imposible evitar la copiosa presencia de heces de ciervo, semejantes a conguitos. El hecho en sí no sería tan notorio de no ser por una mente japonesa, inminentemente comercial, que aprovechó el sentido publicitario de la mierda de ciervo para idear una golosina llamada precisamente "Cagarrutas de ciervo" (shika no fun, 鹿のふん). El año pasado me resistí a comprar los mocos, este año compré las dos cosas.
Las cagarrutas de ciervo son unas pequeñas bolas de masa de arroz mezclada con un poco de cacao, tostadas, con un trocito de nori (alga negra seca, como la que se emplea en el sushi) en cuyo interior alberga un cacahuete (advertencia, chiste malo: ¿qué mejor que meter dentro que un CACAhuete?). La verdad es que son un vicio: una vez empiezas a comerlas, no puedes parar. Una cierta tristeza me invadió cuando comí la última cagarruta.
¡El año que viene compro dos bolsas! Por supuesto, compré el Katochan del lugar:

martes, 7 de noviembre de 2006

Diga patata

Ciertos casos de piromanía deberían ser premiados...


Hallado en pya.cc

lunes, 6 de noviembre de 2006

Las japonesas y el "bello" vello púbico

La raza nipona es una de las menos velludas que existe, sin distinción de sexos. De hecho, el que un varón tenga el pecho lleno de pelo se considera un exotismo, no obstante desagradable para la mayor parte del colectivo femenino, según me contaron las japonesas prefieren la piel desnuda, carente de vello. Siempre me había creído a pies juntillas aquella frase de 007 - Sólo se vive dos veces, en la que el jefecillo japonés le cuenta a Bond (James Bond) que a las japonesas les parecía fascinante y sumamente atractivo el pelo en el pecho de un hombre, desgracia para los japoneses que disfrutaban de un pecho peladito. Cruel realidad la que me informó de lo contrario.

Pero pasando un poco de los hombres, vayamos con las mujeres. Tal y como dictan los cánones de belleza femenina, las japonesas son en comparación con las europeas (portuguesas inclusive) muy poco velludas. Cuidan escrupulosamente de que el pelo no se desarrolle sin control en las zonas estratégicas donde este crecimiento es mayor... excepto en el área genital. Muchas occidentales que se van a bañar a los onsen (baños públicos de aguas termales) lo flipan cuando observan cómo semejantes criaturas con cuerpo de niñas impúberes y rasgos de porcelana disfrutan de una soberana y copiosa mata entre las piernas. ¿Alguien sabe el por qué? Me parece curioso que un pueblo que cultiva el culto a la higiene personal (más aún tratándose de mujeres) desde tiempos inmemoriales, ejerza semejante dejadez.

Yo he ideado la siguiente hipótesis, a ver si os convence. En Japón la industria pornográfica es una de las más desarrolladas del mundo. Miles de publicaciones, vídeos, artículos, servicios directos... se ofrecen para el disfrute sexual, sobre todo masculino. En un pueblo tan tímido y donde las relaciones personales son tan lejanas y frías comparadas con las mediterráneas o latinas, estos servicios y productos cumplen una labor muy importante. Por ley, está prohibido mostrar explícitamente los genitales en las publicaciones japonesas del género (revistas de fotografías, películas, comics...), así que las modelos eróticas o pornográficas japonesas no pueden enseñar los labios vaginales o el clítoris: si en alguna fotografía se pudiera llegar a distinguir alguna de estas partes, deben ser pixelizadas, volver borrosas o taparlas. Por eso las modelos y las actrices de material erótico o pornográfico no se depilan el sexo. Los hombres se han ido acostumbrando a ver y fantasear con estas modelos amantes de las zonas boscosas, hasta el punto de que hay muchos fetichistas del vello, ya no sólo pubiano. En consecuencia, con el fin de resultar sexualmente más apetecibles a los hombres (y muy posiblemente por petición directa de sus compañeros de cópula), las mujeres no se afeitan el pubis, sana e higiénica costumbre que tan de moda se ha puesto en todo Occidente desde hace unos años.

Todo esto os lo comento no porque esté muy salido (que también), sino porque curioseando por pya.cc (esta web es una mina) encontré la referencia hacia un site erótico donde se exponen (previo pago) películas y fotografías de modelos japonesas debidamente depiladas en sus partes fermosas. Niños y jóvenes menores de 18 años, no pinchéis aquí: Mumo Sengen. Curiosamente, parece estar más dirigida a occidentales que a japoneses... De paso, aprovecho para contaros esta otra faceta del Japón contemporáneo. ¡Todo es educativo!

También te puede interesar:

jueves, 2 de noviembre de 2006

Telenostalgia (XVI): "El profesor Poopsnaggle"

La continuación de "El Valle Secreto", con máxima representación española en la figura de Jose María Caffarel. Recuerdo que el chaval de gafas tenía un abuelo que era un gran inventor o científico, y con un aparato que modificaba la voz podía hacerse pasar por él (cuando éste murió).




Aunque el opening era baboso a más no poder, la serie era entretenida... buscando salamandras. Por cierto, creo que reciclaron a la misma chica oriental que había aparecido en "El Valle Secreto".

miércoles, 1 de noviembre de 2006

Diga patata


Hallado en pya.cc

Telenostalgia (XV): "Chocky"

O la serie del mal rollo. Aparte de que compartía el mismo inicio que El show de Bennie Hill (con el edificio ese que se reflejaba... que cuando aprendí inglés comprendí que se trataba de la productora "Thames"), recuerdo que era algo así como una inteligencia extraterrestre que tan sólo se comunicaba con un chaval, y provocaba en él un comportamiento enigmático y extrañamente sobresaliente. Algo que no escapa a algunos miembros oscuros del gobierno, interesados en los poderes que les pudiera proporcionar. ¿Cómo podía dejar semejante mal cuerpo una serie que tenía un argumento tan manido?



Basada en la novela homónima de John Wyndham, "Chocky" tuvo una secuela que no tuvo mucho éxito en nuestro país. Sin embargo, el misterio que emanaba de ella nos sumía en un adictivo ensimismamiento. Una serie que habrá envejecido mal, pero seguramente siga induciendo algo de mal rollo en todo el que la viere.

miércoles, 25 de octubre de 2006

El juego del McDonalds

Han diseñado un juego flash en el que te conviertes en un directivo de McDonalds. Estrategicamente controlas todos los aspectos del negocio, desde la cría y ceba de las reses hasta la venta de las hamburguesas y las campañas publicitarias.
Pero lo más interesante del juego es el lado oscuro del negocio: si necesitas más pastos para tus reses, puedes meter el bulldozer por tierras protegidas en el Tercer Mundo o sobornar a las autoridades locales; si necesitas que tus vacas engorden más, puedes añadir residuos industriales al pienso a base de soja; si quieres que tus empleados trabajen mejor y no escupan tanto dentro de las hamburguesas, puedes comerles un poco la oreja apoyándoles o practicar un poco de mobbing; si quieres que las asociaciones de consumidores no te metan una querella, puedes sobornar a un dietista o hacer diferentes campañas publicitarias... O los puñeteros ecologistas, o el sindicato de trabajadores... Como la vida misma, vamos.
Recordad que lo más importante para una empresa no es beneficiar al mundo: una empresa en una máquina de hacer dinero, cueste lo que cueste. Si tienes demasiados escrúpulos, seguramente tu negocio se irá al garete.

martes, 24 de octubre de 2006

Diga patata

Comenzando a considerar seriamente opciones de depilación integral...

Hallado en pya.cc

sábado, 21 de octubre de 2006

Otra vez en "America’s Got Talent"

Si en la anterior ocasión la maravillosa Bianca Ryan nos dejó patidifusos con su maravillosa voz, Taylor Ware (también de 11 años cuando participó hace unos meses) le va a la zaga. Con Bianca fue inevitable que se me pusiera la piel de gallina: esta vez no se puede dejar de escuchar a esta maravillosa cantante yodeller sin que se dibuje una sonrisa en la cara.



Para los que no os defendáis muy bien con el inglés, la niña explica que aprendió a cantar yodel a partir de lecciones en cassette y el folleto que lo acompaña. ¡Cágate lorito!

viernes, 20 de octubre de 2006

Ganando pasta en Internet... un email, dos emails, tres emails

Continuando con el post anterior (leedlo antes los que no lo hayáis hecho) , pasemos a la otra vía, la no creativa, para hacer dinero por Internet: el email. Aquí no necesitas habilidades especiales ni tener conocimientos sobre diseño y programación de sitios web. Tan sólo te hace falta tener una cuenta de email. Así de facil y sencillo.
La idea común de estos sistemas es la de hacer clics en una serie de correos publicitarios que te llegan a la cuenta, por cada clic que hagas ten dan una cantidad de dinero. Además hay unos incentivos especiales a la invitación a terceros, e ingresos extra por los clics de tus recomendados.
Seguramente muchos ya conoceréis el sistema de Consupermiso. Esta empresa lleva muchos años funcionando, y tiene una gran cantidad de afiliados. Su método es el mismo que el explicado arriba: tras darte de alta, comienzan a enviarte emails de publicidad, y tan sólo por hacer clic te dan 0.03€. Aparte, tienen un sistema de aficiación/recomendación por el cual, si alguien recomendado por tí se da de alta en Consupermiso, ganarás 0.30€, aparte de ganar otros 0.03€ por cada clic que haga en sus correos. ¿Os hacéis una idea? Veamos un ejemplo.

Supongamos que recibimos un email diario de publicidad. Esto implica 0.03€ al día tan sólo por hacer clic en el link que nos envían desde Consupermiso. Es decir, en un mes (30 días) hace 0.90€ (30 x 0.03€ = 0.90€), es decir, una porquería. Pero si invitas a 10 amigos y estos se dan de alta, te darán 0.30€ por cada alta, esto es 10 x 0.30€= 3€. Y cada vez que tus amigos pinchen en la publicidad, tú consigues otros 0.03€, con lo cual al día consigues (aparte de tus 0.03€) otros 0.30€ (10 x 0.03€ = 0.30€). Esto es, al mes consigues 9€ extra a tus 0.90€ (30 x 0.30 = 9.00€), en total 9.90€ al mes. Tampoco está tan mal, es más que lo que te da el banco anualmente por los intereses de los cuatro duros que tienes.

El sistema que he probado recientemente me parece más eficaz si cabe. Lo probé ayer, pero parece prometedor. La empresa Es Fácil! tiene un sistema muy similar, pero no es plano como en Consupermiso, sino piramidal. Quiero decir, si un amigo invitado directamente por tí invita a otros amigos, y estos pasan a ser afiliados, por cada clic que hagan tú también ganas dinero. Y si éstos invitan a más afiliados, por cada clic que hagan tú también recibes dinero. Así, hasta un tercer nivel. Aunque los ingresos por clic en este caso son menores (0.01€ si son referidos, 0.03€ por tus propios clics), el beneficio final que ofrece Es Fácil! es mucho mayor. Veamos el ejemplo anterior un poco modificado.

Supongamos que cada uno de tus amigos invitados a Es Fácil! invita a 10 amigos más, que también se han dado de alta en Es Fácil!. Si recibimos un email diario y hacemos clic en la publicidad, diariamente conseguimos:
  1. 0.03€ por nuestro propio clic
  2. 0.01€ por cada clic de nuestros 10 amigos, es decir 0.10€
  3. 0.01€ por cada amigo de nuestros amigos. Esto es, 0.10€ x 10 = 1.00€
En resumen, diariamente conseguimos 1.13€. No está nada mal, son 33.90€ al mes (30 días x 1.13€), por tan sólo hacer un clic diario. Pero ahora consideremos el mejor caso: que cada amigo de nuestros amigos invite a 10 personas más, y éstas se den de alta. Y a su vez, que cada amigo de estos últimos también inviten a 10 personas más. Repitamos ahora el cálculo, por email diario clicado:
  1. 0.03€ por nuestro propio clic
  2. 0.01€ por cada clic de nuestros 10 amigos, es decir 0.10€
  3. 0.01€ por cada amigo de nuestros amigos. Esto es, 0. 01€ x 10 x 10 = 1.00€
  4. 0.01€ por los amigos de los anteriores. Esto es, 0.01€ x 10 x 10 x 10= 10.00€
  5. 0.01€ por los amigos de los anteriores. Esto es, 0.01€ x 10 x 10 x 10 x 10 = 100.00€
¿¡Es esto posible!? Bajo estos supuestos, hemos conseguido 111.13€ al día!! No es posible, en algo me he debido equivocar. El error quizá ha sido el suponer que los diez amigos acepten, y que cada uno de éstos invite a diez más. Pero otra cosa os comento: parece ser que la densidad de emails enviados por Es Fácil! diariamente son mucho más de uno (ayer recibí seis).
Tengo miedo de que esto sea un timo, pero no pierdo nada por intentarlo. Lo único que necesito es amigos, muchos amigos. ¿Te interesa? Todos salen ganando.

¿Se resistirán luego a pagar estas cantidades? ¿Tanto se fían de este método las empresas que publicitan? ¿Dónde está el truco? ¿Buscarán cualquier movida para no pagar finalmente nada? Espero vuestros comentarios, pero si os aventuráis a ganar dinero de esta forma, acordaos de mí, tanto si lo hacéis por Consupermiso como si lo hacéis por Es Fácil!.

Ganando pasta en Internet... una web, dos webs, tres webs

Desde que se me ocurrió poner la publicidad de adsense en Pepe, vente pa Madriz llevo estrujándome la cabeza e investigando las técnicas que se emplean para conseguir ingresos a través de Internet, bajo un soporte publicitario. La experiencia no ha sido muy fructífera, pero sí de gran aporte educativo. El objetivo principal (tener una experiencia piloto para posteriores desarrollos que serán llevados a cabo en breve) se ha cumplido y ya me he hecho una idea de cómo funciona el tema.
Si tenéis pensado hacer alguna web porque queréis incluir publicidad para ganar unos dineros, como la de adsense, hay muchos aspectos que he visto que se deben tener en cuenta, pero bajo mi escasa experiencia personal y la extensa de muchos de los que me rodean he visto tres aspectos básicos: un contenido deseable, un diseño atractivo y un posicionamiento óptimo en los buscadores (hic est, Google).
Publicar algo que la gente desea es lo primordial. Por ejemplo, de un blog personal, a no ser que pasen muchos años y la gente te linke mucho, no se hace dinero. Este es el caso de Pepe..., y lo comprobé en el instante en que dejé de poner tantos posts personales y empecé a hablar de temas nipones: las visitas al blog pasaron de 10-20 a 90-100 diarias. O fijaos en Keys de Digital+, de mi colega Londrox: un blog poco ambicioso pero directo a lo que la gente quiere. Os aseguro que esa idea da pasta, doy fe.
Un diseño atractivo y cómodo es lo que se necesita para que las visitas esporádicas se conviertan en visitantes asíduos. En Pepe... no tengo diseño, pongo las cosas como me rotan porque yo lo valgo, que no? No deja de ser un campo de pruebas: si algo funciona aquí, lo considero en otras partes. Pero un buen diseño es algo importantísimo: sencillo, con colores acordes a la temática de la web, con la información asequible sin dar mil vueltas...
Acerca del posicionamiento en Google... si buscáis por el idem encontraréis mil sites que os explican cómo conseguir esto. Yo no me pienso entretener en esto. Mi experiencia me dice que hay que poner las cosas muy claritas siempre, tener unos buenos Metas y hacer un montón de amigos que te linken. De esta forma ya he conseguido unos buenos rankings para Pepe... en búsquedas muy concretas, algo de lo que me siento bastante orgulloso, considerando las pocas ambiciones que tiene.
En el siguiente post os comentaré lo que quería comentar pero no he comentado porque me he enrollado a comentar otros comentarios. ¿Quién me descomentará?

jueves, 19 de octubre de 2006

Diga patata (I ♥ Hanshin Tigers sp)

Hallado en pya.cc

Post-viaje a Japón (VIII): esta vez me quedo el omikuji!

Muchos de nosotros decimos que no creemos en horóscopos. De hecho, personalmente tengo el absoluto convencimiento de que, a la hora del nacimiento, hay aspectos más influyentes sobre tu futura personalidad que las posiciones de los astros. El estampado de la bata que la matrona lleve puesta en ese momento, por ejemplo. No obstante, siempre los leemos por curiosidad, y cuando se vaticina un futuro prometedor, nos hace ilusión. Aunque nunca creamos, deseamos creer, o al menos que nos digan que las cosas nos irán fetén. Pero los pronósticos que me dijeron en Japón se me cumplen...
El año pasado, durante mi semanita en Osaka, realicé un acto muy nipón: acceder a un omikuji (御神籤、おみくじ), que es como un vaticinio con validez anual que se realiza cerca de los templos, así que los japoneses acostumbrar a hacerlo el día de año nuevo. El procedimiento es el siguiente: junto a unos cajones numerados hay una especie de prismas (los que he visto yo eran de base hexagonal) de madera o metal, huecos y llenos de varillas con un número. Por un agujero puede salir una varilla: como los botes de mondadientes, pero a lo grande. Previo pago de 100 yenes, se agita el bote y se saca una varilla. El número de la varilla es el del cajón que debes abrir, donde está el papel con elpronóstico para todo el año. Si te gusta mucho te lo puedes quedar, pero lo normal es atarlo en unas cuerdas que hay cerca o en las ramas de los árboles próximos.
El año pasado tuve un mal presagio en mi omikuji: iba a pasar dificultades, sobre todo económicas. Recuerdo una frase que se repitió durante el resto de mi estancia, mofa de mis amigas: "te volverás pobre en los viajes"... por desgraciada se cumplió. No me gustó nada, así que lo até en las cuerdas. De hecho, ese año sufrí grandes dificultades, por las que me ví forzado a moverme a Madrid, y seguir con mayores dificultades en todos los aspectos de mi vida.
Esta vez la cosa ha cambiado. Pedí un omikuji en Amanohashidate y se me pronosticó un futuro óptimo. Desafiando un poco la fiabilidad de los omikuji, a los pocos días pedí otro en Asakusa, y el resultado fue prácticamente el mismo. Casualidades que me van a alegrar la vida durante unos meses y dibujarme una sonrisa cada vez que los vea. De momento, el futuro pinta oros.

lunes, 16 de octubre de 2006

Frikis de la naturaleza(II): los cuervos japoneses




Hallado en Otomano

Diga patata

Hallado en pya.cc

Post-viaje a Japón(VII): leyendo en el metro

Uno de los privilegios más considerados en Japón es el respeto a la intimidad. Intimidad a todos los niveles: intentar indagar en aspectos cotidianos de la vida personal ajena no está nada bien visto. Debe ser por eso que los voyeurs allí están tan extendidos: todos sabemos que, cuanto más prohibido, más atractivo. Por ejemplo: si estamos en un banco de la calle o en el metro, ¿a quién le gusta que alguien fisgue su lectura por encima del hombro? ¿Hay un deseo real por parte del curioso de informarse, es aburrimiento o tan solo cochina curiosidad? ¿Por qué nos resulta tan molesto que alguien rompa nuestro espacio vital para parasitar nuestra lectura?¿Es un refuerzo negativo de cuando lo hacía el profesor en nuestro periodo estudiantil?
Seguramente habrá mucha gente que desee realizar lecturas muy personales (aficiones bizarras, pornografía, el cookbook del anarquista... incluso el ABC) y no se atreve a leer en público, temeroso de las posibles miradas censuradoras de nuestros compañeros de vagón. En Japón han resuelto este inconveniente: las librerías-papelerías te venden los libros envueltos en un forro de papel opaco (que, como es evidente, incluye publicidad del mismo establecimiento), evitando que, al menos, nadie sepa qué estás leyendo en primera estancia. Una mirada furtiva del vecino podría dar una idea de la lectura de la que estamos disfrutando... pero contamos con el respeto y la discreción de un nipón. Algo con lo que en mayoría no podemos disfrutar en este nuestro pais.
Al igual que en Madrid, a los tokiotas y a los osakenses les gusta leer en los vagones del metro. Pero nunca supe qué leían, a diferencia de aquí: todos con las secuelas paleocristianas, pseudomedievales de templarios y merovingios de "El Código da Vinci", o los últimos best-sellers. Allí podría un directivo de una empresa estar leyendo las pornoaventuras sodomizantes completas de Nobita con Doraemon, y nadie lo sabría. Es más: no habría ni una risita por alguien que pudiera haber visto algo.

miércoles, 11 de octubre de 2006

Post-viaje a Japón (VI): "Rhythm Tengoku", juego oficial del viaje

En la primera de las muchas (muchas muchas) visitas que hicimos a Akihabara (Akiba para los amigos y demás frikis), descubrimos multitud de tiendas dedicadas a los dos monstruos del entretenimiento digital: Sony y Nintendo. Curioseando precios de videojuegos para la DS (el mayor peligro para un fan de la gran N es la tremenda diferencia de precios y la existencia de tiendas de segunda mano, con productos en condiciones excelentes... si es que me llevaba toda la tienda!) pudimos sacar en claro dos cosas. La primera era que iba a ser muy difícil encontrar una DS Lite. En todos los lugares indicaban que todas estaban vendidas, existencias agotadas, que era conveniente reservar para las que llegaran nuevas... Una locura! Ni en el mismo corazón de Japón se podía encontrar una DS Lite! Tal es la pasión que tienen los japoneses por esta consola. No les culpo.
La segunda fue que el mejor juego que habíamos visto se estaba ejecutando en una Game Boy Micro. Se trataba de un curioso conjunto de minijuegos donde lo más importante era mantener el ritmo. Cada prueba consistía en ejecutar una tarea manteniendo un ritmo, acompañado de una melodía. No se podía llamar de otra forma que no fuera Rhythm Tengoku ("Paraíso del ritmo"). Posteriormente descubrí que había sido una petición de Tsunku (el productor de las Morning Musume, esas niñatas chillonas que ya han aparecido por aquí en más de una ocasión) y que fue desarrollado por el mismo equipo que se dedica a Wario (la versión Fesser de Mario).



El juego es sencillo en diseño, nada espectacular y hasta resulta pueril. Pero pocas veces he visto nada tan adictivo. No obstante, lo no compré (piratilla....)

lunes, 9 de octubre de 2006

Telenostalgia (XIII): "Traedlos vivos", exclusiva de Pepe, vente pa Madriz

Tras búsquedas infructuosas, me harté y decidí hacerlo yo mismo. Sabiendo que aún se conservaba en alguna cinta de video, perdida por mi casa, algo de esta maravillosa serie (ahora no parece tan maravillosa, pero los de mi generación y los de las aledañas, cuando pequeños éramos más impresionables que los criminales en potencia actuales), y gracias a la inestimable ayuda de LR^2 (muchísimas gracias, te debo ya unas cuantas...) aquí os traigo en rigurosa exclusiva, el opening de "Traedlos vivos" (Bring'Em Back Alive), serie de los 80 donde se narraban las aventuras del cazador Frank Buck, capturador de animales vivos que, paradójicamente, los respetaba a unos niveles inusuales para la época en la que se movió (principios de siglo pasado).



Ojalá la repongan en DVD...

sábado, 7 de octubre de 2006

Post-viaje a Japón(V): el paraíso de los no fumadores

Japón es el paraíso de los no fumadores, esas extrañas criaturas humanas que desean respirar aire no apestado por índices de nicotina y alquitrán superiores a lo normal de un ambiente ventilado. No es usual ver una colilla en la calle, de la misma forma que es normal ver por todas partes indicaciones (de lo más variopintas) prohibiendo explícitamente tan insano vicio. Evidentemente, no se ve a nadie fumando en plena calle, o yo no fui consciente de ello. Aparte, acostumbrado ya al aire viciado de Madrid, Tokio presentaba un aire limpio para ser una metrópolis: el tráfico no es tan intenso (la bici se usa mucho). La contaminación que allí priva es lumínica.

Imaginad un lugar donde hasta en la calle está prohibido fumar. Imaginad un lugar donde, dentro de una cafetería, los fumadores conscientes de tu desagrado al inspirar esos humos infectos, te piden permiso antes de encender cualquier cigarrillo. ¡Un lugar donde se respeta al no fumador, donde los fumadores son educados! Imaginad un lugar donde hay algunos sitios (pude ver dos) en la calle donde se permite fumar. ¡Donde se permite! Yo alucinaba.
La cultura de Japón es la cultura del respeto. Un japonés se autoprohibe cualquier acción que sepa que conlleve una alteración (por mínima que sea) en los demás. Por ejemplo: verás a todo el mundo usando el móvil, pero jamás oirás ningún sonido, ni un timbre. ¿Por qué? Porque se intenta no molestar a los demás. A veces se ve a gente caminar por la calle con mascarillas, como las de los médicos. No es porque el aire esté sucio: es gente enferma (resfriada o con gripe) que no quiere contagiar, con su respiración o tos, a los otros peatones. Flípalo.
Acostumbrados a un país como España, donde la definición de libertad es "yo hago lo que me sale de mis santos cojones, y si a alguien le molesta que se joda, viva yo y la madre que me parió", un país de anarquistas y maleducados, un país donde se hace héroe al delincuente y al que infringe las normas, donde la gente se vanagloria de ser un perfecto inculto, donde es más fuerte el que más alto chilla... la visita de un celtíbero a este país de gente educada y civilizada le hace inspirar miedo y un gran sentimiento de inferioridad. ¿Qué te puedes esperar de un país donde, si pierdes una videocámara, sabes que la encontrarás en la oficina de policía más cercana o en objetos perdidos?

Japón no es sólo "Humor Amarillo". La primera reacción de un español normal (tirando a chungo) ante un japonés o ante algún acto, hecho o idea relacionada con Japón, es reírse, burlarse, despreciarlo, decir que "esos chinorris", poner los ojos oblicuos o emitir una serie de absurdos sonidos en un intento estúpido de imitar la lengua japonesa. Patético, autohumillante, irrespetuoso e intolerante. En resumen: español.

Diga patata

Hallado en pya.cc

viernes, 6 de octubre de 2006

Post-viaje a Japón(IV): Katochan!

Uno de los mayores atractivos de Japón son sus edificios antiguos, templos budistas y santuarios shintoistas. Los japoneses son personas muy respetuosas de sus creencias religiosas, aunque no lleguen jamás al fervor de algunos europeos (tanto como para imponer o subyugar la libertad de pensamiento de los demás o de los miembros de una comunidad, como ha venido haciendo el Cristianismo durante siglos). Aunque yo he considerado desde hace varios años que las religiones son un método de control y manipulación de las masas, en Oriente esta actitud es tan sutil que casi no existe. Por eso los japoneses no pueden entender la tremenda contradicción que implica el concepto de "guerras de religión", ya que ésta debe servir para liberar y no para esclavizar. Es una visión muy simplista, pero en el fondo no carece de cierto sentido. Pero no es de ésto de lo que quiero hablaros.
En cada templo y recinto sagrado, convertido en reclamo de turistas, ya sean foráneos o nativos, hay siempre una (o varias) tiendas de recuerdos: figuras, llaveros, postres típicos, vajillas, libros acerca de la historia del lugar... y colgantes de "Hello Kitty", "Doraemon" y "Katochan" (los strap para los móviles). Seguramente todos conozcáis a los dos primeros, pero seáis pocos los que conozcáis al tercero. "Katochan" es un personaje interpretado por Cha Kato (Kato Cha es el orden japonés, de ahí lo de "Katochan"), humorista miembro del antiguo grupo "The Drifters", muy popular hace ya una treintena de años. Katochan se hizo tan popular que hay toda una gama de productos inspirados en este personaje, un calvo con bigote de Charlot y gafas de Bartolo que acostumbra a acercarse los dedos índice y corazón verticalmente sobre los labios. Al igual que los strap de "Hello Kitty" y los de "Doraemon", algunos de los strap de Katochan sólo se pueden encontrar en algunas zonas concretas. Por ejemplo, si quieres un Katochan como un ciervo del templo Todaiji de Nara, sólo lo podrás encontrar en las tiendas de recuerdos de Nara. Y hay cientos de ellos! De momento yo ya tengo cuatro.
Todos quieren coleccionar colgantes de "Hello Kitty", algunos frikis lo hacen de "Doraemon"... ¿Por qué no "Katochan"? A lo mejor ya no está de moda, pero no creo que sea mucho más viejo que cualquiera de los otros dos. Es gracioso y no es infantil ni excesivamente kawaii. Ahí os muestro los katochan que ya tengo:


martes, 3 de octubre de 2006

Diga patata

Hallado en pya.cc

Post-viaje a Japón(III): las cosas malas

Estaba intentando hacer una lista de todas las cosas más sorprendentes que me han sucedido durante estas dos semanas en Japón, pero es imposible: mi memoria no da para tanto. Hay tantas y tantas impresiones de buen rollito en mi relación con este país que tendré que pararme a pensarlas y recordarlas todas, exprimiendo al máximo mi memoria. Pero sí me da para recordar lo peor, que ha sido más bien poquito. ¿Será mi actitud positiva en todo momento? ¿Será que las cosas son así de fáciles y cómodas? No lo sé, pero ahí va lo que creo que es lo peor de este viaje a Japón:
  1. Los mosquitos. Considerando que se trata de un país húmedo y cálido, con cantidad de fuentes de agua estanca (los mismos arrozales, que los hay por todas partes), los mosquitos de Japón (y en general todos los insectos) son de tamaño XXL. Allí no te pican: te bajan los pantalones y directamente te violan. Un lugar especialmente peligroso es Fushimi Inari, en Kyoto. Escarmentado del año anterior, esta vez llevé un repelente de mosquitos que funcionó a las mil maravillas. Pero en los hoteles, a pesar de las mosquiteras, nos picaron. Y el dolor y el picor que causa es muy muy molesto. Si váis a Japón entre Abril y Octubre, tan importante como el cepillo de dientes es un buen repelente contra mosquitos.
  2. La cerveza de caña. No sé si será algo generalizado, pero en el pub donde se montó el encuentro de chiptuneros donde triunfaron los de Tsuji Tecno (Pepino, Portalenz, etc... son los mejores) me pedí una caña: tres dedos de espuma. Vamos, no me jodas.
  3. El metro de Tokyo. Es un lío. Hay líneas de especial importancia (como la gris, la de Hibiya, que te lleva hasta Akihabara, parada im-pres-cin-di-ble) que no hay manera de conectar medianamente bien desde el centro. Además, hay dos compañías distintas de metro, con lo cual las líneas se separan e intentar no pagar doble usando sólo una compañía a veces es imposible. Las pasarelas son enormes e interminables (sobre todo si son intercambiadores con las líneas de tren JR), y a veces cambiar de un trasnporte a otro se hace difícil (máxime si vas cargado de maletas, como nos sucedió en Ikebukuro).
Ahora mismo, no se me ocurre otra cosa más. Si me acuerdo, lo añadiré a los comentarios de este mismo post.

lunes, 2 de octubre de 2006

Post-viaje a Japón(II): Calpis bueno, Calpis amigo

Uno de los mejores amigos que hice durante estas dos semanas dando vueltas por Tokio y por Osaka & alrededores fue, más que un refresco, una fiesta en mi boca. Ya era un viejo conocido del año pasado, pero las cantidades consumidas esta vez han sido más que significativas. Aparte de que el precio en las máquinas de refrescos (y recalientes) está tirado (150 yenes por 500 ml, poco más de 1€).
Nada más llegar a Tokio, lo primero que compré fue una botella de Calpis Water (no tiene gas, no lo confundáis con Calpis Soda, las burbujas no me molan cuando no quiero ser ruidoso) en una de las miles de millones de máquinas expendedoras que hay. Pepipo, mi acompañante en la aventura, me preguntó que qué era eso:

-"Calpis. No es exactamente ese sabor, pero te lo venden como si fuera refresco de yogur"
-"Arrrg! ¿Y eso está bueno?"
-"Pruébalo si quieres"

Aquello fue lo mejor que pudo hacer. A partir de entonces fue declarado bebida oficial del viaje: "Calpis bueno, Calpis amigo". Y eso que probamos algunas cosas deliciosas, como las diferentes variedades de te (me entanta el oolong y el mugicha, pero la puta de CocaCola comercializa una marca que es una mezcla de varios tipos de té, bajo el nombre de "Sokenbicha", delicioso...). Y no hablemos de la mezcla de Calpis con shochuu (una especie de aguardiente japonés, no es sake), que en muchos sitios te ofrecían como calpis-sawâ o calpis-chûhai. Una de las mejores combinaciones que he probado nunca.
En Madrid se vende como Calpico, y de momento sólo lo he encontrado en una tienda de productos japoneses que está cerca del Bernabeu.

OaBy confiesa que no ha recibido ningún tipo de compensación monetaria ni en especia por parte de CalpisCo al publicar este contenido. Os lo juro, tús.

domingo, 1 de octubre de 2006

Post-viaje a Japón(I): la historia del chorizo viajero

En un intento desesperado por intentar disculparme ante la primorosa escasez de posts durante mi estancia en tierras niponas, quiero comenzar esta serie de posts por el puntazo final. En el avión había decidido hablar primero del gran invento bebible que es el Calpis (desde ahora, "Calpis bueno, Calpis amigo"), pero finalmente me he decantado por esta sorprendente, verídica anécdota que me dejó anonadado: la historia del chorizo viajero.
Mi amiga Clavel es una enamorada nostálgica de los embutidos españoles, estuvo estudiando en Salamanca y sabe degustar un buen chorizo o un buen jamón. Ella sí que sabe. La malo es que los precios allí para estas delicatessen de gourmet son prohibitivos, o si no que se lo pregunten a la multitud de japoneses que, sorprendidos, se giraron ante el grito que emití hace casi un año, en un supermercado, al ver el precio de doscientos gramos de jamón normal. El caso es que, en aquella ocasión, yo le llevé una caña de chorizo como un brazo de larga. Estaba acojonado por si sería retenida en el aeropuerto, ya que no se permite ese tipo de carnes sin pasar una cuarentena. Sin embargo, no suelen ser muy estrictos siempre que el artículo esté bien aislado o envasado al vacío, como sucedió en aquella ocasión. En el aeropuerto de Kansai (Osaka) lo miraron y no dijeron nada, con lo cual pudimos disfrutar de aquel gran invento emanado del pueblo que es el chorizo.
El intento de repetir la hazaña este año fue vana. En primer lugar, en el aeropuerto de Narita (Tokio) son mucho más estrictos y severos que en el de Osaka, y no te pasan una. En segundo lugar, el equipaje llegó con varias horas de retraso (pues tuvimos un inconveniente en la ida y algunas maletas vinieron por otro vuelo, por ejemplo la mía), y tuve que declarar la existencia del chorizo. A pesar de mis explicaciones sobre el envasado del susodicho, los encargados de la cuarentena se mantuvieron firmes y me dijeron que el artículo debía pasar la cuarentena. Rellené unos formularios de rigor y me fui desanimado al hotel, ante la imposibilidad de hacer llegar dicho artículo a mi amiga, y dándolo por perdido.
Ayer, al hacer el check-in, me recordaron en el aeropuerto que tenía un artículo en cuarentena, y si deseaba recuperarlo. Yo ya ni me acordaba de aquello, y como no tenía a mano el documento de la cuarentena para demostrar que ese chorizo era mío, les dije que no importaba, que no era algo muy valioso y que hicieran lo que quisieran con él. Dando el asunto por zanjado, nos dirigimos a la puerta de embarque. Una hora más tarde, justo despues de entrar en el avión y mientras estaba subiendo el equipaje de mano al compartimento superior, una azafata se dirigió hacia mí preguntando si yo era el Sr. Fulano (sustitúyase Fulano por mi apellido, la seguridad es lo primero, anzen daiichi). Ante mi respuesta afirmativa, me ofreció un paquete. Sí, amigüitos míos, se trataba del chorizo. La azafata había ido a buscar el chorizo para llevármelo hasta el avión. La cara que se me quedó era de foto... lástima que no esté registrada.
No tengo muchos referentes en los que basar una comparación, de hecho no tengo ninguno. Pero no creo que esto me lo hagan en ningún otro sitio.

martes, 26 de septiembre de 2006

De Tokio a Osaka, como de la Tierra a la Luna

Bueno, la gente me esta agobiando un poco por el messenger desde que lo he podido abrir, pero voy a ver si puedo actualizar un poco esto.
Hace unos tres dias que llegue a Osaka (el tren bala, Shinkansen, es la leche, pero desde dentro no impresiona tanto), y me instale en casa de mi amiga Clavel. El dia anterior estuve en el encuentro de chiptuneros donde participaba mi sempai Karawapo, miembro del duo Pepino junto con Ai-chan (kakkoiii!), con un grupo de locos como el y como yo, es decir de pm, puta hay que decirlo mas. Lastima que el lugar estuviera tan oscuro y la videocamara no pudiera enfocar, sino os hubiera deleitado con fragmentos del concierto por youtube. Una noche de no olvidar, lastima que aquello se acabara tan pronto.
Al dia siguiente, coger el Shinkansen y para Osaka. Cuantos recuerdos, tan pronto llegue a la estacion de Umeda! Tan solo montar en el cercanias que me llevaba hasta casa de Clavel e ir escuchando los nombres de las estaciones por la megafonia, y al instante dibujarse una sonrisa en mi cara, de oreja a oreja: yo ya habia estado alli el anyo anterior! Casi lloro de la emocion.
Esa misma noche estuvimos cenando en un restaurante de Osaka. Que diferencia respecto de Tokio: bullicio, ruido, agitacion, risas... son adjetivos que se podrian perfectamente aplicar a cualquier bar de Espanya... con la diferencia de que aqui todo estaba limpio. Muy diferente del estricto Tokio, donde la gente aunque sumamente amable, es mucho mas apocada y seria. Los osakenses tienen bien merecido su apodo de "andaluces de Japon". Me he sentido como en mi propia casa.
Hoy hemos estado en Nara, donde esta el Buda mas grande de todo Japon (impresiona mazo, lo podeis ver aqui al lado), con la peligrosidad anyadida de que aquello esta lleno de ciervos sueltos por el recinto del templo. Nara fue la antigua capital de Japon, y se ha conservado muy bien durante siglos.
Bueno, es tarde y manyana ire a Kyoto, la (otra) antigua capital de Japon. Ya os contare mas cosas en cuanto pueda.

martes, 19 de septiembre de 2006

La, mas que mentada, amabilidad de los japoneses

Ante todo, disculpad el hecho de que escriba sin tildes donde resulta necesario; esto se debe a que no estoy usando un teclado preparado para ello, y tampoco tengo mucho tiempo para averiguarlo. Os pido mil disculpas.
Durante los tres dias que llevo de estancia en tierras niponas he podido vivir en mis propias carnes el trato amable de este fascinante pueblo, capaz de las cosas mas maravillosas y horrendas al mismo tiempo. Pero, de todas las que he podido experimentar, destaco las tres mas importantes:
1. Saliendo del barrio de Akihabara, nos haciamos un lio con nuestra ubicacion. Mientras mi amiga Pepipo y yo intentabamos infructuosamente definir nuestra posicion en el plano, un senyor que rondaba los cincuenta anyos se nos aproximo diciendo: "os aclarais?", y al momento nos indico donde estabamos y por donde iriamos mejor a donde queriamos ir.
2. Saliendo de Yodobashi Akiba (cerca de Akihabara), no veiamos la forma de llegar a la estacion de metro mas cerca. Mientras esperabamos a que un semaforo se pusiera verde, le pregunte a una chica joven, que tras vacilar un poco, note que tampoco sabia la forma de alcanzar la estacion. Pero en vez de confesar su incapacidad para ayudarnos, nos dijo "Esperad un momento" y se dirigio a otros que habia al lado para preguntarles lo mismo. Esto tambien lo he visto en Espanya, pero no es corriente.
3. Agobiados porque no encontrabamos un banco donde cambiar moneda el lunes (obvio, porque aqui los lunes estan cerrados) nos decidimos a preguntar a las empleadas de una peluqueria que estaban descansando frente a la puerta. Como ellas tampoco sabian donde encontrar un banco, le preguntaron a su jefa, la cual salio y nos indico acertadamente donde encontrar un banco donde se pudiera cambiar dinero. Cuando ya nos habiamos dirigido hacia alli y habiamos recorrido unos cien metros, se ve que repararon en su error (que era lunes y no abrian) y una de las empleadas se fue a buscarnos para decirnoslo. Esto me dejo alucinado.

Aparte, otra cosa que nos ha dejado alucinado: en los 7-eleven de aqui venden, entre las chocolatinas y los caramelos, todos los modelos de i-Pod. Os lo juro!

jueves, 14 de septiembre de 2006

Diga patata

Hallado en pya.cc

"Lost in Blue": la lucha por la supervivencia

"Un chico y una chica han naufragado en una isla. ¿Está habitada? ¿Cómo sobrevivirán? Deben buscar agua, comida, un refugio... deberán aprender a cazar, pescar, explorar la isla y mantenerse unidos, luchando juntos por la supervivencia"



Cuando el año pasado decidí hacer una viaje (por fin!) a Japón, tenía un dilema rondándome por la cabeza, pululando entre el mar de dudas que se abrían a medida que se acercaba la fecha de partida: "¿PSP o NDS?" La PSP es una máquina espectacular, una pantalla grande y unos gráficos espectaculares... pero la jugabilidad que permitía la NDS me seducía sobre cualquier otra cosa, así como su relativa facilidad para programarla. Tres hechos acabaron por decantarme hacia la NDS: el precio (me costó unos 80€, frente a los 300€ que costaba aquí la PSP, allí valía 180€), los programas de aprendizaje que incluía (diccionarios de kanjis, el entrenador mental, aventuras gráficas...) y "Lost in Blue". Vi el anuncio del juego y me sedujo por completo. Desgraciadamente, cuando llegué no fui capaz de encontrarlo (se había agotado).
Hace tres días lo vi, de pura casualidad, en la FNAC. Creo que el impulso de cogerlo del stand no llegó a mi cerebro, sino que la orden la dió el bulbo raquídeo, a juzgar por la cara que pusieron los frikis que miraban los juegos, al ver la velocidad a la que lo recogía. ¡Tenía "Lost in Blue" en mis manos! No lo podía creer. Lo compré y aún no me puedo desenganchar de él. Me encantan los juegos dinámicos, largos, en los que no te dictan por dónde tienes que ir, sino que hay muchas alternativas y tú decides el destino progresivo de los personajes. Es tremendamente adictivo saber que un acto tan sencillo, como cruzar una cala, puede llevar a la muerte por inanición a tu compañero, ya que te has quedado encerrado por la marea... y tan sólo querías un tallo de bambú para hacerte una caña de pescar y poder comer los dos ese día algo que no sean cocos y almejas de la orilla. O que si quieres seguir vivo la noche siguiente, más te vale aprender a hacer fuego con dos palos frotados.
Tomad "Los Sims", ponedlos al límite y metedlos en una isla desierta, tipo serie "Lost": se llama "Lost in Blue", es de Konami y a mí me tiene enganchado, como las anguilas que pesco en el río de la isla... mejor de noche.
Faltan 3 días para pisar suelo nipón.

domingo, 10 de septiembre de 2006

Telenostalgia (XII): "La vuelta al mundo de Willy Fogg"

Ya que hemos hablado de unos hipotéticos otakus japoneses flipados por los dibujos animados españoles...



De lo que nunca reparé hasta hoy: la canción está interpretada por Mocedades.

sábado, 9 de septiembre de 2006

La JTV es lo que tiene(VI): Yuuka sufriendo "Super Jockey"

Este es uno de los programas que más escuela ha creado dentro de los concursos japoneses en los que peligra la integridad física del concursante. Pero, ¿hay algún concurso actual en Japón que no sea así?
"Super Jockey" es un concurso creado para promocionar a futuras estrellas, pero todo tiene un precio en esta vida, y en Japón el precio suele ser mucho más elevado si con ello consigues mayores niveles de audiencia. La idea central es la siguiente: una modelo quiere promocionar un JIV (Japanese Idol Video, un video en el que aparece posando en ropa interior, o corriendo en bikini por la playa, o en cualquier pose de lo más sensual... son muy populares allí) o su nuevo shashinshû (catálogo de fotografía, como el JIV pero estático), y en Super Jockey le brindan la oportunidad de hacerlo: tiene, de tiempo para promocionarse, tanto como tiempo aguante dentro de una bañera con agua cercana a la temperatura de ebullición (de tres intentos, según he podido ver en varios programas). El máximo que le dan son treinta segundos, creo... pero ¿quién es capaz de aguantar tanto?
Primero la sufridora se presenta, dice lo que va a promocionar, da sus medidas, le hacen pasar unas pequeñas pruebas (un poco ridículas), pone en marcha una ruleta donde hay una serie de opciones (que tenga "ayudantes" es una de las posibilidades), se tiene que cambiar la ropa por un bañador, en un probador que ubican en medio del plató (tiene treinta segundos para hacerlo... a algunas no le ha dado tiempo y cuando falta poco le lanzan toallas para que no muestre sus encantos a la audiencia babeante) y tan cual a la bañera, a escaldarse un poquito.




Pregunta final: ¿tan amargados están los guionistas japoneses que vuelcan sus frustaciones en hacer concursos donde sufren tanto los concursantes?
Faltan 8 días para pisar suelo nipón.

Diga patata

Hallado en pya

La otaku del Gran Hermano

"Oye, ¿qué haces?"
"Estudio japonés"
"¡Ah! ¡Chi chun ja fun yan! ¡¡Jajajajajaja!!"
"¿...?"
"A tí lo que te gusta es eso del Pokemon y la mierda esa, ¿no?"
"... ¿Perdón?"
Adaptación de un hecho real

A ver, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. A un japonés le puede gustar España por muchos motivos, pero no creo que sea porque se sepa la canción de "La vuelta al mundo de Willy Fogg" o porque se vista como Gazpacho, la piña de los Fruitis, cuando se junta con sus amigos en un cosplay. ¿Por qué entonces me miran todos mis amigos riéndose cuando ahora hay una enferma del manga-anime en la casa de Gran Hermano 8?
Llevo más de seis años luchando contra la equiparación entre Japón y la enfermedad sociológica que supone encasillar con lo más fácil, o con lo que llama más la atención: los otakus. Vale, llamadme friki porque escuche pop nipón, llamadme friki porque tenga una edición en japonés de "El Quijote" o porque vea programas de televisión, películas y culebrones japoneses (doramas, que casi nunca superan 12 episodios, que si digo series ya os pensáis que es anime)... pero por favor, no me comparéis con gente que se disfraza de Naruto o de la madre que lo parió, mientras berrea en la competición de karaoke de un salón del manga creyendo que es muy guay y canta genial.
No me malinterpretéis, a mí esa gente no me ha hecho nada, pero no me mola nada esa actitud. Que actúen como quieran, el mundo es libre y cualquiera puede ser todo lo mongólico que quiera, ellos mismos con su enanismo. Pero odio a muerte que se me compare con eso. Aborrezco el movimiento otaku, pero por culpa de la gente vulgar que enseguida clasifica de la forma más simplista. Bueno, en particular algún otaku me ha mirado mal cuando he dicho que no me gustaba esto y aquello... y me han preguntado que entonces para qué estudiaba japonés... a ver, guapín, ser otaku no te convierte en una criatura evolutivamente superior, tan sólo en un personajillo que, temeroso del mundo real en el que eres un poco patán, prefieres ser un héroe en un mundo de fantasía... Pero eso es tu vida, llévala como te apetezca mientras no me comas la oreja.
Como alguien más me diga algo de la otaku de Gran Hermano y me diga "Ésas son las que a tí te ponen ¿no?", no respondo de mi reacción. Son muchos años aguantando el temita de marras.

viernes, 8 de septiembre de 2006

La JTV es lo que tiene(V): Morning Musume vs Varano

Todo un clásico que no he podido resistirme a poner: otra vez las Morning Musume (pobres chiquillas, no es la primera vez que se la hacen por la tele) siendo víctimas de un cruel maltrato psicológico: les ponen un chuletón en la frente y ¡ale! a meter la cabeza por el agujerito... donde está el varano hambriento... ¿quién aguantará más? Pobrecita Nacchi (mi favorita), cómo chilla la condenada... la que menos aguantó.




Faltan 9 días para pisar suelo nipón.