viernes, 22 de diciembre de 2006

¿Alguien se acuerda de Flat Eric?

Aquella campaña de Levi's, donde la ropa parecía hecha de láminas de madera de balsa, lanzó a la fama y a las barracas de tómbola de las cutreferias españolas al mono amarillo. Pobre Eric el Chato, con lo poco que me mola la música machacona, aquel ritmillo de Mr. Oizo se me metió dentro de la sesera y no había forma de tener quieta la cabeza y el dedo.



jueves, 21 de diciembre de 2006

Post-viaje a Japón (XI): no diga mikado, diga POCKY

Antes de ir la primera vez a Japón, ya conocía los Pocky. Como buen conocedor del JPop desde hace seis años, había visto cantidad de anuncios que hacían por televisión las Morning Musume (cuánto hablo de ellas, con lo poco que me gustan ya) acerca de una especie de golosina que aquí se acerca a lo que llamamos como Mikado. ¿Cómo que se acerca, pues no es lo mismo? ¡Ay, qué más quisiéramos! Bueno, en esencia sí... o debería. Pasemos a hacer un somero análisis.
Primero las semejanzas, que así acabo antes. Los dos son delgados palos de una masa de trigo tostada, como de galleta, con un baño de chocolate en toda la superfície excepto por un extremo, de donde se suele sujetar para no pringarte los dátiles. Como os decía, en esencia es similar. De hecho, Mikado es la comercialización europea (que yo sepa, en Francia y España, posiblemente también Portugal e Italia) bajo licencia de Glico, los productores de la mayoría de los snacks y chucherías en Japón. Aquí los comercializa Lu (de Danone).

Perfecto, hasta ahí todo bien. Ahora comencemos con las diferencias entre Mikado (europeo) y Pocky (nipón).
  • Lo de baño de chocolate... con eso de la sequía que sufrimos, se ha limitado a una ligera ducha. La capa de chocolate de los Pocky es más gruesa, no parece un untado como aquí. Tampoco es como un muslo de pollo, pero se nota, vamos.
  • Pasemos a la variedad. Vamos a contar los tipos de Mikado: chocolate normal, chocolate blanco. ¿Ya existe el de chocolate sabor fresa? ¿Sí? ¿No? No lo sé pero me es igual, no me derrumba el argumento. En Japón tienen hasta variedades regionales de Pocky, es decir, sabores que salen al mercado en zonas exclusivas del país. Un sabor que me dejó perplejo es el Goka 五果 (chocolate de 5 sabores mezclados: castaña, albaricoque, melocotón, yoyoba y ciruela japonesa)... delicioso. Además, hay muchas variedades con chocolate mousse... puff, ahí sí que hay un verdadero baño de chocolate. Otro sabor altamente recomendable que he probado: mousse con sabor a té verde, sencillamente exquisito. Aquí puedes ver una lista de todos los sabores que hay (no me ha dado tiempo contarlos, quiero hacer más cosas hoy, como vivir por ejemplo). Aquí tenéis una pequeña galería de muchos sabores de Pocky. Pero, por favor. ¿Es que somos idiotas? ¿Es que Danone no puede hacer una variedad mayor de sabores? ¿Es que tienen miedo de que nadie los compre? Nosotros nos reimos de los japos, de sus ojos achinaos y de sus costumbres... creo que ellos nos deben mirar de la misma forma que nosotros miramos a los kurdos o a los pakistaníes. O aflamencaos, que también usan los Pocky para eso!


  • Otra buena diferencia: el precio. Por una caja minúscula con seis palitos contados de chocolate normal, nos cobran casi un euro... lo mismo que en Japón por una caja cuatro veces más grande, de chocolate con tropezones de almendra, con casi cuarenta palotes. Obviaré los comentarios, porque está feo mentar a la madre de nadie. Que sí, tí­o, que está muy feo.
Visto lo visto, es normal que aquí los mikado se vean como una golosina más, mientras que en Japón se han convertido en algo nacional, en una seña de identidad como el puntazo rojo. Con más de cuarenta años de historia. Y podéis pensar lo que queráis, pero para estas navidades he reservado una caja con palos de chocolate negro amargo, llamado "Men's Pocky" (Pocky para hombres, toma ya), consumir muy frío. Que me aproveche.

miércoles, 20 de diciembre de 2006

La JTV es lo que tiene (VII): trabalenguas nipón

Ante todo, disculpas por el lapso de tiempo sin posts. Intentaré ponerme al día, imposible hacerlo con la misma fluidez que en meses pasados, pero sí al menos a post diario.
Para resarcirme, un pedazo de video de este enorme filón que es la televisión nipona y los sádicos de los Downtown (no olvidéis los posts de la biblioteca [1 y 2], las clases de inglés o la Gym-Khana loca) inventando un trabalenguas hacia otros humoristas (como los Kokoriko, ya asiduos en sus múltiples locuras). Y como te equivoques... No sé qué es peor: o el propio castigo o la espera hasta que llega. Me es igual, no pienso comprobarlo.



Este Hamada (el del silbato)... menudo sádico.